El "Tali" y el "Miri"

Los años 60 eran tiempos en que todavía se podía jugar sin alambrados alrededor de las canchas. La familia se sentaba a un metro de la línea, en banquillos, sillones, butacas que traían de sus hogares, o simplemente en el suelo a observar los partidos.

De tanto en tanto un policía –varita en mano- pasaba, golpeándose las botas, haciendo correr un poco mas atrás a la gente. 

La cancha de Matienzo linda al oeste con campos que aun hoy se utilizan para siembra, solo que ahora lo separa el alambrado de la cancha y el que divide los terrenos.

Los partidos de 3ra. división por aquellos tiempos eran amistosos y se buscaba alguna persona del público para que actúe como árbitro.

Así fue que un día la designación arbitral del encuentro preliminar fue para Juan Carlos Torterola, “Tali”.

Al arco de Matienzo estaba su hermano, “Miri” Torterola.

Ambos de sangre bien caliente.......

Y ocurrió que en una jugada confusa del ataque visitante, Miri se quedó con el balón pero el juez marcó penal por falta contra el delantero. Los temperamentales hermanos comenzaron a increparse mutuamente y Tali expulsó a Miri. Este se negó a salir, y siempre pelota en mano continuaba la discusión. Tali le quiso arrebatar el balón para hacer efectivo el penal pero Miri comenzó a correr. Corrió por toda la cancha, corrió alocadamente con la pelota bajo el brazo y atravesó la línea final, y siguió corriendo y corriendo hasta perderse en el maizal sembrado en el campo lindero; y no volvió más.

Conclusión: partido suspendido por falta de pelota.