EL Juez de Línea 


La definición del campeonato de ascenso de 1976 tuvo todos los condimentos propios de la circunstancia: dramatismo, suspenso, polémicas; y un juez de líneas muy especial.
Rubén Garnica es un Sanjustino radicado en Romang desde principio de los años 70. Llegó a Matienzo como entrenador de boxeo, y en esa actividad se mantuvo aproximadamente un año. Pasado el entusiasmo de los aspirantes a boxeadores, esta disciplina fue desapareciendo y Garnica tomó otros rumbos deportivos: Juez de Líneas de liga Reconquistense de Fútbol.
Y el destino quiso que le toque estar en aquella dramática definición. Guadalupe Norte ganaba de visitante 2 a 0 y Matienzo necesitaba el empate para lograr el campeonato. Faltando 5 minutos, Carlitos Espíndola puso el 2 a 1, alimentando las esperanzas y llevando la tensión al máximo. Casi en tiempo de descuento, tiro libre al borde del área para Matienzo y al gran goleador Diego Aguirre, le quedó en su pie derecho, el gol del campeonato. Y Diego metió un tremendo zapatazo que se metió en ángulo superior con tanta violencia que rebotó en caño que sostenía la red. picó y salió. Todos gritaron gol. El árbitro miró al juez de líneas para sacarse las dudas, y este, no solo convalidaba el gol, sinó que corría hacia el centro del campo festejando como un hincha mas.

 

No hace falta decir que Garnica nunca mas pisó una cancha vestido de negro.