La década del 90 se caracterizó por "1 a 1" cambiario y generó emprendimiemtos de todo tipo en el país. Es asi que en Romang comienza a gestarse un emprendimiento turístico muy importante con intención de traer extranjeros a pescar y cazar en nuestras islas.

Concretado el mismo, muchos turistas foraneos comenzaron a llegar a Romang, cosa que causaba curiosidad y a veces convulsión en la localidad. Pero nunca el pueblo se revolucionó tanto como aquel invierno del 91 cuando corrió la noticia que en Caza Tur estaba nada menos que Roberto Baggio, el extraordinario jugador de la azzurra.. 
El astro brindó una sola entrevista periodística y ésta fue solo para los medios locales. Y no fue la única gentileza que Robertino tuvo para con los romanences, el domingo aceptó ir a saludar a la gente a la cancha de Matienzo, en el partido que el local recibía a Racing de Reconquista, y allí repartió simpatía, sencillez y amabilidad, accediendo a notas y fotografías con particulares y con los dos equipos.

Roberto Baggio posando con el plantel de Matienzo
Roberto Baggio posando con el plantel de Matienzo
Miguel Orzán, presidente del club, Arnoldo Trevisani y Roberto Baggio,
Miguel Orzán, presidente del club, Arnoldo Trevisani y Roberto Baggio,